viernes, 11 de agosto de 2017

Honest

Que no encuentro el punto medio no es una novedad. Tampoco lo son mis esfuerzos por encontrarlos. Aristóteles tenía razón y no soy capaz de seguir su teoría.
No se valorar lo que tengo. O eso o lo valoro más de lo que debo.

Hay formas de corregir eso, de aprender, de no querer apostarlo todo al rojo cada vez que hay una sola posibilidad de hacerlo.

Y no sé cómo pero sin ser yo consciente de ello la virtud de la que hablaba el genio griego últimamente viene conmigo a cada paso que doy. La constancia, que irónicamente viene y va con la misma frecuencia que intensidad, intenta abrirse hueco en lo que pretende no ser un arreón más.


SEGUIMOS SOÑANDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario