jueves, 10 de agosto de 2017

Cañonero (I)

Mi abuelo desde el cielo está llorándome, la cruz que llevo atada atada al cuello arde. Los chicos del barrio rezan siempre pero ya no creen en nada ni en nadie que vaya a salvarles. Hemos perdido la esperanza, esa que nunca se pierde. Te echo de menos, tanto o más de lo que me gustaría volver a verte, tanto o menos de lo que ansío salir de esto. La he perdido.

Lo que hay detrás de mí no te lo dejo ver... Estoy bastante lejos de lo que era ayer. Ni lo dejaré, ni volverán mis dedos a estar tan cerca como un día lo estuvieron.

Los caminos de tu mano cambiaron de dirección pero me pillaron sin tiempo de reacción. Nunca es tarde, eso dicen. No te fíes de lo que te digan. Fíate de ti y de tu instinto, solo eso.

La fe no mueve la montaña ni Dios trae de vuelta al que se fue. Casualidad, suerte, destino... Mi corazón se contrae cuando se da cuenta de que siempre estará a su merced.

Estoy a media copa de llamarte. Lo siento, yo soy un desastre; yo no sé quererte, yo no sé tratarte. Aspiro a ello co(n)mo quien aspira a todo en la vida.

Arranqué una hoja del diario de mi vida, como quien se arroja sin paracaídas. Tarde o temprano nos estrellaremos, es inevitable. Evitable es eludir lo inevitable, carece de sentido no hacerlo. Acomoda la caída, aprende de ella...

En mis ojos ambición, en los suyos mentiras... Dije la verdad sin corte y no me creían. Y ahí se cerró mi telón. O ahí se abrió por fin. No lo sé.


Cañonero - Natos ft. GTR


SEGUIMOS SOÑANDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario