martes, 25 de julio de 2017

Those left behind

Es muy complicado opinar hoy en día sin que te salte alguien a quien le haya ofendido tu opinión. Resulta casi enfermiza la rapidez con la que la gente cambia de bando o ejerce de "abogada del diablo" con tal de llevar la contraria. Parecen disfrutar con ello.
Pocos hablan hoy sabiendo a conciencia. Se ha olvidado la importancia del silencio y se aplaude la palabrería sin sentido.

Sin más dilación y hablando desde la experiencia, esa que permite casi cualquier opinión pero que juega un papel prácticamente de leyenda retirada del panorama actual, concluyo en la importancia de los recuerdos. No tanto los recuerdos a los que se llega una vez ha pasado el tiempo y sacan una sonrisa o una lágrima, sino los recuerdos que se forjan a conciencia en el presente.

Qué bonito es ser consciente de ese proceso, qué bonito es ir dándole forma, qué bonito es coger algo baladí y hacerlo tuyo, tuyo y para ti.

Tu recuerdo.
Ese recuerdo que no necesitas que pase el tiempo para que te saque una sonrisa.
Ese recuerdo que te la saca ahora mismo porque sabes la fuerza que tiene y tendrá. Esa fuerza, ese poder que tú has moldeado y que te marca a fuego.



SEGUIMOS SOÑANDO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario