sábado, 22 de julio de 2017

One more light


Un día te levantas y ya no está.
Quieres que esté, no puede ser verdad lo que está pasando. 
No quieres que sea verdad, rezas para que no lo sea. 
Cierras los ojos, respiras profundo mientras intentas pensar en otra cosa, pero al abrirlos todo sigue igual. 
Nada ha cambiado, solo el hecho de que ya no está y no va a volver.

No puedo decir que no entienda los motivos que te llevan a irte. Tampoco puedo decir que los comparta. Es muy difícil entender el dolor, es muy difícil entender la tristeza y más difícil es aún entender la soledad a la que te llevan.


Ojalá nadie tuviera que sentirte así.



SEGUIMOS SOÑANDO.



No hay comentarios:

Publicar un comentario