miércoles, 26 de julio de 2017

CB

A veces siento que no formo parte de este mundo, que nunca llegaré a estar a la altura, que condena y salvación significan lo mismo.

Siento que no es posible avanzar, que cada paso que doy me aleja más de lo que realmente quiero. Ni si quiera sé lo que quiero.
Solo siento que yerro a cada paso que doy.

Mi alma se queda en cada uno de esos pasos pero no regresa conmigo.
No es concebible tal agujero negro, tanta tristeza.
Un nudo en mi garganta intenta contener lo que no se puede frenar. Cada lágrima que no cae y cada grito que no sale aprietan más ese nudo.
A veces no distingo lo que es estar bien de lo que no. No distingo ya felicidad de tristeza. No es justo.

Una sonrisa aprieta más ese nudo, es placentero, es bonito, es lo que tengo, es lo que quiero. No es suficiente, no sé si algún día lo será.

No quiero ser así aunque es como más siento que soy yo mismo.

Necesitaba explotar.


SEGUIMOS SOÑANDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario