viernes, 30 de septiembre de 2016

¿Explicaciones?

Esta historia empezó al lado de un faro, sobre unos imponentes acantilados, de la mano de Izal y con su Copacabana como banda sonora.

Unos días antes había dicho aquí que las cosas empezarían a cambiar, que no quería un blog monótono. Monótono en el sentido de que vinieras aquí y ni si quiera supieras de qué iba a ir la película. Cierto es que sigues sin saberlo, sin embargo, parte de ese cambio ha ido cogiendo forma, una forma que se traduce en forma de canciones y que invita a Clara a venir de vez en cuando.

El resto de entradas siguen teniendo un sentido, en ocasiones difícil de entender por tu parte, pero que tratan de explicar o narrar algo acontecido recientemente. Sin dejar de lado, por supuesto, la necesidad simple del desahogo.
Tomemos como ejemplo la entrada "Socio": mi mejor amigo se marcha un año de erasmus y no era más que un pequeño homenaje, una forma de integrar dos de las cosas más importantes para mí en una sola, el blog y él.

Pongamos otro ejemplo de esta misma semana, el del director de orquesta. En determinadas estaciones de tren o metro, esas que suelen estar muy concurridas, avisan con frecuencia por megafonía que los pasajeros se distribuyan a lo largo del andén para que todo el mundo pueda acceder correctamente al vagón. Me recordó a mi abuelo, a su director de orquesta, y me planteó la duda de si todos necesitábamos un aviso por megafonía para pensar en los demás e intentar hacer bien las cosas.

Sin embargo, continuemos con la historia del faro. Eran alrededor de las ocho y media pasadas y no tenía ninguna idea acerca de qué contarte ese día. Así que recurrí a lo que rara vez falla, la música, que unida a las inigualables vistas del horizonte, la costa y las olas rompiendo con furia sobre las rocas, me puse a pensar. No hizo falta, surgió solo. Salió Izal en el aleatorio mientras yo miraba al horizonte pensando en algo, y me puse a darle vueltas a letra, en lo que yo entendía de ella.

No se desde dónde sueles leer el blog, pero he comprobado que desde ningún dispositivo, y debido al tipo de letra que está seleccionada, es fácil diferenciar la cursiva de la letra normal. Copacabana de Izal, Verte amanecer de Dorian, Imaginando de Sergio Dalma y Los charcos de Dani Martín solo han pretendido ser pequeños homenajes a esas canciones, y sus artistas, que tantos buenos momentos me han deparado. Y al mismo tiempo un intento de expresar lo que me hacen pensar cuando las escucho, cuando el conjunto de la letra y la melodía dejan de ser música para convertirse en magia. Y por unos momentos, mi magia.

El fallo es mío, debía haberme explicado. De la misma forma que ayer puede que pareciera que mi aportación a la canción era un mensaje a una persona que quiero o me gustaría querer. No. Tan solo era un mensaje a "mi mejor yo", a mí mismo; o visto desde otro punto de vista, un mensaje que al leer tú convertiste en tuyo, dirigido a "tu mejor yo".

Seguimos soñando.

1 comentario:

  1. La magia es descifrar su significado. Y tú lo dejas muy claro en más de un momento. No es un fallo tuyo, ojalá los demás pronto sepan apreciar tu talento.


    Seguimos soñando ¡siempre! (:

    ResponderEliminar