martes, 26 de septiembre de 2017

Warsow

Recuerdo aquellos días como si fuera ayer. Recuerdo cómo era yo, qué fue de mí. Cómo cambié, qué cambió en mí.
Ni si quiera comprendo lo que pasó aquella fría semana de febrero.

Ojalá pudiera volver a aquellos días. Ojalá pudiera volver a repetir lo mismo, a volver a vivirlo.

Muchas veces pienso acerca de lo que me gustaría volver atrás en el tiempo para cambiar las cosas que no me salieron como esperaba o no me salieron bien. Esta vez no es así, no cambiaría nada de lo que pasó. No cambiaría ni un solo detalle, ni un solo gesto, ni una sola frase.

Me sorprende pensar que ahí fui feliz.
Me sorprende pensar que es de las pocas cosas de las que estoy tan seguro en la vida.
Me sorprende pensar que es de las pocas cosas que no cambiaría.



SEGUIMOS SOÑANDO.

lunes, 25 de septiembre de 2017

No title

Hoy es uno de esos días en los que no me apetece escribir, pero lo necesito. No sé si alguien puede sentirse identificado.

Es para volverse loco pensar que todos esos problemas son reales, porque nadie quiere que lo sean.
Hablamos de ellos, hablamos largo y tendido de ellos. Fue ahí cuando nos dimos cuneta de que en todos los aspectos de nuestras vidas, en ciertos momentos, hemos pasado cosas realmente duras.

Cuando lo ves, cuando al fin abres lo ojos y lo ves, ya no te preguntas de qué va este circo, simplemente lo sabes. Porque eso es la vida, porque así son nuestras vidas.

Siempre hemos escrito sobre nuestras vidas y eso debería ser suficiente. No necesitamos más.


SEGUIMOS SOÑANDO.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Not slaves

Mis vacaciones se cuentan por aquellas que forman parte de los sitios a los que quiero volver y los que no.

Es sencillo entrar en esa lista, lo que es más complicado es lograr pelear por un puesto en las plazas más prestigiosas, porque esas encierran mucho más que un viaje de vuelta; encierran un sentimiento, que si efímero e intenso, también incompleto. Encierran un tesoro, encierran lo que no debería haberse encerrado.


Me prometo que volveré, cambiado, mejor, dispuesto a saber entender, disfrutar y aprovechar cada instante. Me aterran mis propias palabras porque no alcanzo a comprender el significado, el compromiso que acarrean. No obstante, me lo prometo. Te lo prometo.
Si convierto esta frustración que me fustiga en la revolución que ese paraíso vacacional espera encajar desde hace años, habré conseguido entender ese compromiso y vencer a todos mis miedos. Todos.

Levemos al fin el ancla. Nos ampara la cima inalcanzable, la libertad de escalar la montaña perdida para terminar de desencajar y que el mundo esté a nuestros pies. Soñemos.


SEGUIMOS SOÑANDO.